Follow by Email

martes, 7 de junio de 2011

Estados de ánimo

A veces echo de menos escribir más a menudo, y solía pensar que era, por que antes sólo escribía mis ralladas, bueno, eso no a cambiado, sigo escribiendo mis ralladas de coco, pero antes creía que era porque sólo escribía cuando no podía más, cuando mi cabeza se saturaba del todo, y poco a poco, me voy dando cuenta que es ahora cuando me estoy saturando del todo.
Tengo pesadillas cada noche, no logro dormir sin que se pasen pensamientos de libertad extrema por mi cabeza, esa libertad que todos queremos y pocos consiguen, esa libertad por la que algunos matarían, y otros muchos morirían, esa libertad que es capaz de consumirte por dentro si la deseas tanto y no la logras.
A veces me siento y me quedo mirando por la ventana que hay tras mi ordenador, la gente pasa y pasa, y yo miro y pienso en como la gente no se da cuenta, los hay que sin tener nada, les miras, probablemente por encima del hombre y ellos te sonríen, desde el suelo, pero con una sonrisa que tú, hace años no eres capaz ni de imaginar, los hay que creen tenerlo todo, y cada navidad estallan a llorar en el primer rincón solitario que encuentran, para que nadie vea lo débiles que son y sobretodo, lo pobres que en realidad son con todo lo que poseen.
He echado de menos tantas cosas que alguna vez eché de más y nunca creía que echaría en falta, me he artado de escuchar eso de "los amores van y vienen pero los amigos son para siempre", pero poco a poco veo que ambas cosas van y vienen, algunas duran más que otras, pero poco a poco veo como los amores que pasan a ser ex, se convierten en intentos fallidos de amigos que se quedan en conocidos, y como los amigos pasan a ser conocidos o incluso menos. ¿Por cuanto se vende a un amigo? según dicen algunas personas, yo vendí a uno de mis mejores amigos por 150€, la mitad de una multa por pillarle la policía con una china seca, una multa que no quiso firmar porque decía que se la iban a fumar ellos, seamos sinceros, de lo seca que estaba ni nosotros nos la habríamos podido fumar, por acompañar, comer pipas junto a él y decir furgón blanco no veo si es o no poli pero a estas horas... no sirvió, le pillaron y parece que yo soy el malo por no decir la china es mía o por no querer pagar algo que no debía, las cosas son así, no van a cambiar, las verdaderas razones las sabemos él y yo, y cuando él esté preparado que las haga públicas.
Estados de ánimo, parecen sólo palabras, pero no lo son, todas las palabras acaban en algún echo, tarde o temprano todas nuestras acciones tienen alguna consecuencia, acción-reacción, causalidad, simplemente no hay escapatoria.
Cada noche con la misma pesadilla, sentirme atacado por mis seres queridos, tener la sensación de que tengo que defenderme, sacar las uñas y colmillos, ver como cada noche el sueño acaba igual, ensangrentado, rodeado de los restos de mis seres queridos, los mismos que segundos antes me atacaban, aullar tras acabar, es algo que no logro entender el significado.
Alegría, algo que siento cuando estoy con mi chica, admito que últimamente no tanta, no es culpa suya, mi cabeza me hace creer que no es culpa de nadie, pero evidentemente es culpa mía, siento alegría cuando ensayo con mis chicos y chica, y sale bien el tema, pero sólo es pasajero, siempre feliz, pero no tanto como debería, creo que solo necesito volver a sentirme vivo, tan vivo como en KGB, tan vivo como en Peñalba de Castro, tan vivo como cuando nos dimos el segundo primer beso, tan vivo como cuando la vi aquella tarde con aquel vestido gris, tan vivo que casi se me sale el corazón al verla venir, echo tanto de menos esa sensación... tengo la sensación de que daría lo que fuera por volver a sentir esa sensación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario