Follow by Email

jueves, 20 de septiembre de 2012

In-finito

De vuelta a los infiernos, hacía tiempo que quería escribir, pero esa sensación de que todo puede verse de mil formas distintas, y que curiosamente, la forma en la que intentas expresarte sea la 1001 y nadie llegue a ella asusta un poco. No es por el que dirán, ni por dármelas de elitista, prepotente, o simplemente un puto capuyo, gracias, todo eso ya se que consta entre mis atributos, y lo siento, quienes lo habéis averiguado, si solo os habéis quedado ahí, es que no valíais una mierda para mi, y simplemente, no debo preocuparme por como podáis ver esto, porque ni sabéis que existe, quienes me lo habéis dicho y leéis esto, se siente, ya ha pasado el periodo de devolución, es lo que hay, sabéis que hay más, si os quedáis solo con esto, puede que debáis seguir el camino de los demás que no llegaron a tanto.
El ritual se va a la mierda, solo quedan las pautas, mi querido Jack ha sido sustituido tantas veces que ha degenerado en un puto Martini que debe tener mi edad, mis adorados Black Devil sustituidos por puros de 25 céntimos, y la verdad, no sabe igual, pero la parte inamovible sigue ahí, esa lista deprimente a la par que inspiradora sonando en un fondo que se acerca a mi gracias a unos cascos, joder, yo escuchar música en casa con cascos, me hago viejo y no me doy cuenta, pero bueno, en 2 meses y 10 días estaré más cerca de los 30 que de los 20, y mi vida ni se asemeja a lo imaginado, mis sueños no son más que delirios de alguien que un día creyó que se comería el mundo y pediría el postre después, esos sueños en los que conduciría un Acura o un Mustang, sustituidos por conducir un 206 y rezar para que dejen de estamparse contra él, esos sueños en los que tendría la puta plaza de las ventas a mis pies pidiendo más y más, han sido sustituidos por ese grato recuerdo de un pequeño pueblecito de Burgos, que se me antoja casi inalcanzable ya repetir, esos sueños en los que sería ingeniero informático se han quedado en ser un frikazo que domina de cosas que a muy pocos les interesa, en un ámbito en el que me tratan como a un mega diseñador gráfico solo por saber usar las herramientas del photoshop, ese sueño de encontrar a alguien con quien ser feliz, no sentirme un puto abuelo que lleva 20 años con una persona cuando solo llevo 2, y que pasado un año más, no aguanta ver que las cosas no cambian, y que ya no volverán a cambiar, encontrar a la persona la cual no puedes evitar sentir debilidad por ella, y saber que no puedes ceder a tus instintos salvo para protegerla, porque es perjudicial para ti, encontrar a una persona que te hace dar los pasos jamás pensados con otra persona, ver que todo se acaba por algo inexistente y que no importa tu opinión en ello, ser tan idiota de estar a un paso de recaer en algo que ya has probado y sabes como acabará, debí marcarme a fuego y no a tinta el recordatorio, encontrar a alguien que no es que se desviva por ti, es que tú eres lo que la mueve, y darte cuenta que no es bastante, que planea una duda enorme sobre ti que te hace pensar que tenía razón, y pese a echarla de menos simplemente era no querer estar sólo, es la única explicación a los errores cometidos, al dolor que he infringido, a ese pequeño reproche "si no te digo que me quieres tú no me lo dices", "hace meses que no me dices que me amas", y tu única respuesta es, "no me sale".
¿Al final que nos queda? Solo nos quedan los recuerdos, para bien o para mal, los recuerdos y las consecuencias.
Después de un mes en el infierno, sin levantar cabeza, sin apenas dormir, sin poder estar quieto, descubres un oasis en ese desierto, un oasis que con una tarde a su lado llenó de adrenalina mi cuerpo, devolvió la lluvia y acabó con la sequía de mi inspiración, fluyeron mil riffs en mi cabeza, no daba a basto para plasmarlos, y acabé quedándome con aquel que hizo sentir a mi cuerpo la sensación más parecida a cuando me bañaba en sus labios. Un oasis que tras una noche abrazado a ella hizo fluir aún más inspiración, las canciones fluyen, se escriben practicamente solas, y es una sensación tan añorada.
Puede que solo sea casualidad, que haya estado demasiado ocupado profundizando en otras cosas y por eso estaba bloqueado, pero siempre he creído en la causalidad no en la casualidad.
De todas formas, la ilusión es pequeña, no me atrevo a dejarla crecer, algo me dice que si lo hago me partirán en 2 de nuevo, y es algo que ya he sentido, pero creo que simplemente me queda una cosa por sentir en la vida, y es el agonizante dolor final, eso hace que te plantees la siguiente cuestión, ¿vale la pena esperar a que llegue por si solo? La espera puede ser terriblemente larga, y la verdad,  la prisa hace tiempo que desapareció, todo llega cuando tiene que llegar, no puedes forzar nada, y sinceramente, no me apetece jugar a la ruleta rusa con alguien que sabe que hueco tiene las balas.
Es curioso querer ser optimista y escribir todo esto, que algo que me hace escribir, crear, componer, compartir, algo que me llena y me vacía a la vez sea capaz de sacar lo poco bueno que hay en mi y toda esta mierda no se si realmente es bueno para mi como suelen decir o si es tan perjudicial como otras cosas.
Ser incapaz de llorar por alguien cercano, y llorar por alguien a quien coges cariño en una puta serie o película es lamentable, y lamentablemente debo admitir haberlo hecho, cuan ridículo y patético resulta analizarlo fríamente y ver que soy capaz de confraternizar con personajes inexistentes mucho más que con gente que esta cerca de mí, gente que realmente demuestra sentimientos hacia mi, pero no puedo evitar necesitar evadirme a mundos irreales en los que soy capaz de controlar lo que ocurre, en los que solo yo tengo el control, esto pasa, esto no, no quiero saber esto, no quiero sentir aquello, el mundo real empieza a asustarme porque no puedo ejercer ese control sobre él, porque el mundo real te machaca, te tumba de un solo golpe, y te levanta con la mayor delicadeza que jamás hayas sentido, todo de una sola vez, todo mezclado en tu interior, todo dando tumbos en tu cabeza, buscándole un sentido que no eres capaz de hayar, buscando una escapatoria que no eres capaz de ver, buscando un sentimiento que jamás llegará, porque ya llegó y lo dejaste marchar, porque no lo viste venir y ni siquiera lo experimentaste, o por que simplemente, no quieres hayar esa vía de escape, vivir sufriendo es una forma de poder quejarte de que el mundo te trata mal, no te da lo que quieres, te golpea, te machaca, te hunde, no te deja levantar cabeza, siempre te remata pero nunca termina el trabajo, te deja con ese pequeño y casi inexistente hilo de vida que te da esa pequeña esperanza de que esta vez si podrás levantarte del todo, erguir la cabeza y con frente bien alta enfrentarte a todo, y ser capaz de superar cada obstáculo que frente a ti encuentres, iluso, admite que no eres capaz de atarte los cordones sin preguntarte si tienes a dónde ir después, admite que te gusta que el mundo sea difícil, porque así puedes creer que no es tu culpa.
Si el mundo nos diera la oportunidad de hacer las cosas como queremos todos pensamos que todo sería más fácil, pero admitamoslo, la felicidad no es la misma para todos, para que uno sea feliz es probable que muchos tuvieran que sufrir, es una idea inviable, y simplemente nos queda la resignación de intentar pasar por él o bien siendo el villano que fue feliz atormentando al resto, intentar ser el héroe que acaba sufriendo solo para que muchos sean felices y acaba suicidándose tras pintarse con un pinta labios barato esa sonrisa que siempre tuvo que fingir, o bien, pasar desapercibidos, como los pequeños insectos que somos realmente, sin pena ni gloria, intentando comer tres veces al día, cada día, dormir bajo techo por la noche, cada noche, y ser tan insensibles de querer enseñarles eso a una pequeña versión mutada de nosotros mismos, cuando realmente no somos capaces de sufrirlo nosotros, pero necesitamos pasarle el testigo a otros para pensar que hicimos bien.
Me siento en un bucle infinito, con ganas de gritar a ver si así soy capaz de romperlo y poder escapar.