Follow by Email

sábado, 19 de abril de 2014

Un buen comienzo

Hace tiempo que quería tener un motivo de peso para soltar este chiste sin tener que hacer referencia a la preciosa película en la que lo escuché por primera vez, y creo que hoy lo tengo.
Vuelta a escribir aquí después de mes y pico, casi 2, antes puede que fuera más regular, pero admitamos lo, rara vez era bueno que yo estuviese escribiendo aquí.
Hay costumbres que se mantienen y otras que pasan a mejor vida, esto empezó en mi Mac, con un Jack a mi derecha y un pitillo en la boca, con el paquete cerca por que uno no va a ser suficiente, ahora mismo he pasado de mi Mac a mi PC, entre otras cosas por que ese precioso portátil de aluminio que tanto me ha inspirado siempre no está cerca ahora mismo, he cambiado el Jack o mejor dicho lo he suprimido de la ecuación y he dejado sólo a su puta, la que siempre lo acompañaba, y la muy zorra ha echado hasta al hielo del vaso y el tabaco... bueno, dejemos lo en que ganas hay, pero hay que intentar cumplir las promesas, al menos en toda la medida que pueda.
Resumiendo éste pésimo prólogo, leyendo lo puede parecer que sigo deprimido o que no estoy alegre, pero sinceramente, creo que está siendo uno de mis mejores meses últimamente.
He tragado tanta mierda que creo que soy incapaz de ver cuando algo bueno pasa delante de mi cara, a veces sólo, a veces acompañado, pero la mierda se colaba siempre y tengo la sensación de que a veces por proteger, a veces por gilipollas siempre me pongo delante para comérmela toda yo sólo. Pero ésta vez, ésta vez no, ésta vez alguien me hace ver que las cosas no van tan mal, que podrían ir mejor si, pero que al fin y al cabo, siempre se puede mejorar, que hay que ver lo bueno de lo que se tiene y disfrutarlo.
He pasado por momentos jodidos y ahora puedo reírme de ellos, puedo decir que si estoy mal y cojo el teléfono habrá amig@s al otro lado, que si no puedo con algo, tendré gente a izquierda y derecha para ayudarme.
Por una vez no me siento tan sólo, por una vez siento que igual no me hace falta la coraza, no hace falta ser tan capullo, pero no por ello la voy a dejar en casa de repente, que el mundo no sea tan mierda no significa que sea la hostia en patinete.
Tengo mucho que agradecer, a una persona en concreto sobretodo, pero debo decir que por suerte no es la única a la que debo agradecerle tanto. Redescubrir la amistad es algo que me ha encantado, dejar de ser el solitario de turno a veces es agradable, pero seamos francos, no siempre me va a gustar la compañía, se de sobra que llegará ese momento en el que el mundo me estorbe, en el que si pudiera ser como Magneto y pudiera irme a una estación espacial aislado de todo lo demás sería sumamente feliz. Ésto debería entristecerme o hacerme pensar en que igual me estoy engañando y no todo va tan bien como creo, pero lo que hace que no piense así es el hecho de que esa sensación, esa necesidad de gritar que os den por el culo a todos, hacer un corte de manga con peineta, darme la vuelta y no mirar atrás, cada vez es menos necesaria. Es por eso que me siento bien, con ganas de tirar de todo hacia adelante y no pensar en lo que pueda pesar a mis espaldas.
Y éste, creo que es un buen comienzo, y he aquí el famoso chiste:
-¿Cómo llamaría a un millón de abogados atados juntos en el fondo del mar?
-Un buen comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario